Costa Oeste EEUU y Hawaii

Desde 2.850€

Costa Oeste y Hawaii

Itinerario

Día 1: Ciudad de Origen – Los Ángeles : A la hora indicada, presentación en el aeropuerto de origen, para salir en vuelo desde la Ciudad de Origen con destino a Los Ángeles. Después de efectuar los pertinentes trámites de llegada y aduaneros, recoge tu coche de alquiler y empieza a disfrutar de tus vacaciones. Dispones del resto del día libre para empezar a explorar esta fascinante ciudad. Alojamiento en Los Ángeles.

Día 2: Los Ángeles: Recorrer en unos días una ciudad tan dinámica y con tanta oferta como Los Ángeles no es tarea fácil, por eso hemos preparado para ti una lista de planes imprescindibles. La finalidad es que te organices bien, uses el coche para ahorrar tiempo en aquellos trayectos que sean más largos, y que utilices -si quieres- algo de tiempo tanto del día de llegada como de la jornada de mañana, antes de partir hacia Santa Bárbara. Una buena forma de comenzar el día es descubriendo el céntrico Downtown. Seguramente, muchos lugares te resultarán familiares, ya que estas calles han sido escenarios de un gran número de películas. El edificio del ayuntamiento, por ejemplo, es uno de los lugares más famosos de todo Los Ángeles por haber sido la sede -entre otros- del “Daily Planet”, el periódico donde trabajaba Superman. Muy cerca de aquí, se encuentran la Catedral y el Walt Disney Concert Hall, un edificio espectacular. A tan solo 5 minutos de aquí, encontrarás dos de los barrios más emblemáticos de Los Ángeles: Chinatown y Little Tokyo. Te permitirán pasar de Estados Unidos a China y a Japón en un abrir y cerrar de ojos. A 15 minutos en coche por la 101, llegarás a Hollywood. La meca del cine ofrece interesantes tours guiados por sus instalaciones. (Nota. Los tour, no incluidos en la Ruta, te permitirá conocer los secretos de este gigante del celuloide). A pie puedes recorrer el paseo de la fama y buscar la estrella en honor a tu actriz o actor favorito, pero mantén los ojos bien abiertos porque tienes muchas probabilidades de cruzártelo en carne y hueso a lo largo del día. Desde aquí, puedes desplazarte hasta Beverly Hills antes de llegar a Santa Mónica por la 2 y la 10. Aunque antes de llegar al barrio más lujoso de la ciudad, repleto de mansiones de famosos, puedes parar en Sunset Strip a hacer algunas compras. Si eres fan de la película “Pretty Woman”, muy cerca de aquí, en el 9500 de Wilshire Blvd, se encuentra el hotel donde compartieron habitación Julia Roberts y Richard Gere.

Día 3: Los Ángeles: Conocer las playas míticas de Santa Mónica y disfruta de un buen paseo por la playa. Si es verano incluso podrás bañarte en el mar. Si no hace tiempo para ello, no te preocupes porque todo el paseo hasta llegar a Venice Beach tiene atractivos suficientes para los visitantes. Al finalizar el día, disfruta del ambiente nocturno y los emblemáticos locales de moda que salpican los mejores barrios de la ciudad. Alojamiento en Los Ángeles.

Día 4: Los Ángeles – Santa Bárbara – Los Padres National Forest – San Luis Obispo: Hoy tienes por delante un día apasionante. Si elegiste esta Ruta por los Parques Naturales que hay en la costa oeste de los Estados Unidos estás de enhorabuena porque visitarás uno de los grandes. Para salir de Los Ángeles hay varias opciones. Te recomendamos 2. Puedes dejar la ciudad por la 101 o por la 1. Nuestro consejo es que lo hagas por la 1 porque, aunque supone invertir media hora más de carretera, ofrece unas vistas del Pacífico espectaculares durante gran parte del trayecto. A la altura de Ventura tendrás que tomar otra decisión, la de salirte de la 1 y dirigirte a Los Padres National Forest o la de continuar hasta Santa Bárbara y acceder desde aquí. La primera opción te llevará al corazón de la reserva natural, te implicará hacer más kilómetros, pero te permitirá adentrarte en esta maravilla de la naturaleza. De la otra forma, en 3 horas estarás en la entrada de Santa Bárbara, podrás visitar la ciudad y después introducirte en el parque natural. Santa Bárbara es una ciudad exquisita. Tu visita podría centrarse en conocer la playa, el Presidio Real de Santa Bárbara y La Misión. Al acabar, sal por la 154 y, a los pocos minutos, estarás ya en Los Padres National Forest. (Nota. Recuerda que en algunas áreas hace falta un permiso especial para poder circular con el coche. Por ello, sea cual sea tu opción, nuestra recomendación es que te pongas en contacto con la web del parque para solicitar el permiso pertinente con antelación y no tener problemas al llegar). Aquí, en Los Padres National Forest encontrarás un santuario en el que las autoridades buscan sacar del peligro de extinción al cóndor de California. Hay centenares de kilómetros señalizados para hacer senderismo, pero no te olvides de que aquí viven animales salvajes en libertad, por ello debes de seguir siempre las indicaciones de seguridad facilitadas por el parque. Si has optado por entrar a Los Padres National Forest por Santa Bárbara, saldrás de él por la misma 154 y desembocarás en Santa María y desde allí sigue subiendo hasta San Luis Obispo. Aunque antes de llegar a tu destino tienes varias joyas que, si tienes tiempo, no deberías pasar por alto. Nos gusta especialmente Pismo Beach. Si te gusta la ropa surfera, te volverás loco entre sus tiendas. Si te animas a coger unas olas, aquí encontrarás establecimientos que alquilan tablas. A estas alturas debería estar empezando a atardecer, así que es hora de acabar la jornada en San Luis Obispo. ¿Una recomendación? Disfruta de la deliciosa gastronomía americana en Marsh St e Higuera Street, dos calles paralelas que concentran la vida social de San Luis Obispo. Ubícate bien porque mañana volverás a pasar por aquí para visitar la Misión San Luis Obispo de Tolosa, que está sólo a unos minutos del centro. Como curiosidad, preguntad si aún funciona el autocine. ¡Ver una película desde tu coche es una experiencia única! Alojamiento en San Luis Obispo.

Día 5: San Luis Obispo – Parque Estatal Pfeiffer Big Sur State Park – Monterey: Si ayer paseaste por el centro, hoy puedes adentrarte en la Misión San Luis Obispo de Tolosa y partir hacia Monterrey. Pero antes de dejar San Luis Obispo deberás hacer una reflexión similar a la de ayer, ir por la vía rápida y cómoda del interior u optar por las vistas que te ofrece la 1. Hoy volvemos a sugerirte que escojas la autopista 1 porque, además de contar con el Pacífico como compañero de viaje durante todo el camino tendrás acceso al Parque Estatal Pfeiffer Big Sur State Park y a algunas paradas muy interesantes. La primera es Cayucos, con su embarcadero de madera típicamente americano. La segunda es Moonstone Beach, pasado Cambria, la playa de las ardillas. Sí, has leído bien. Un ejército de ardillas se ha instalado en esta playa y se han acostumbrado a la presencia de humanos, por lo que podrás darles de comer a corta distancia. A partir de aquí, limítate a disfrutar del paisaje porque esta carretera, que bordea acantilados y discurre paralela al Pacífico, es una de las más bonitas del mundo. Cuando dejes Cambria continuarás ascendiendo al norte hacia Monterey, pasando por pueblos como San Simeón, Gorda o Lucia. Una parada interesante puede ser el Big Sur, dentro del Parque Estatal Pfeiffer. Aquí se puede hacer senderismo y avistar ejemplares de cóndores de California, pero te recomendamos que sigas las indicaciones para llegar al mirador en el que podrás ver ballenas migrando si es temporada o nutrias tumbadas al sol sobre colchones de algas. Finalizamos la etapa de hoy conduciendo hacia el norte. Después de cruzar el Bixby Creek Bridge, a tan solo unos kilómetros de llegar a Monterey, te cruzarás con un pueblo que parece diseñado por los Hermanos Grimm. Sus casitas y sus calles te conquistarán . Si no sucumbes a su embrujo, Monterey está sólo a 5 minutos. Alojamiento en Monterey.

Día 6: Monterey – Gilroy – Cupertino – Sillicon Valley – Palo Alto – San Francisco: Antes de partir hacia San Francisco, puedes terminar de vivir experiencias únicas en Monterey. Puedes acudir al muelle y contemplar a los tranquilos leones marinos; embarcarte en alguno de los barcos que salen a ver ballenas y delfines; o dirigirte al acuario, uno de los más prestigiosos e interesantes del mundo. Tras unos días recomendando viajar por la costa, hoy apostamos por lo contrario. El objetivo: ahorrar tiempo y disfrutar de las compras en el outlet de Gilroy. Es uno de los más grandes de toda la Costa Oeste. Te aconsejamos que te pongas una hora límite porque podrías pasarte el día aquí. ¡No serías el primero! Desde Gilroy a San Francisco hay una hora y media de trayecto. De camino, pasarás por San José, Cupertino, Sillicon Valley y Palo Alto. Si dispones de tiempo, puedes conocer donde la Nasa, Google y Apple tienen sus sedes. Si has llegado a la hora de comer, tendrás toda la tarde para comenzar la visita a una de las ciudades más interesantes del mundo. Puedes empezar por explorar a tu ritmo los barrios de Chinatown y Little Italy, separados por Broadway Street. Después, puedes continuar por la Catedral de Santa María, el Ayuntamiento y acabar en Alamo Square y en Painted Ladies, unas casas de estilo victoriano que saltaron a la fama gracias a la serie “Padres Forzosos”. Aquí te cruzarás con nostálgicos de la serie haciendo fotos a todas horas. Alojamiento en San Francisco.

Día 7: San Francisco – Parque Nacional de Yosemite – Fresno: Hasta el Parque Nacional de Yosemite hay 4 horas de camino, así que hoy te recomendamos que te levantes pronto y que aproveches las horas de sol para disfrutar de Yosemite. Hay varias opciones para llegar hasta aquí desde San Francisco. La más rápida y cómoda es salir por la 580, enlazar con la 205 hasta la 120, que te llevará a la puerta de entrada del Parque Nacional por Groveland Big Oak Flat. La entrada no es gratuita, pero si tienes pensado entrar mañana en el Parque Nacional de las Secuoyas, puede que te compense el abono de 7 días o incluso el anual. Consulta las tarifas y escoge la que más se ajuste a tus necesidades. Por su extensión, hay muchas zonas oscuras en las que no hay cobertura ni funcionan los GPS ni los navegadores de los teléfonos móviles, por eso, es muy aconsejable llevar un mapa y trazar una ruta preliminar para evitar pérdidas innecesarias. Si te decides a entrar por aquí, adéntrate por la carretera y cuando dejes a tu izquierda el Devils Dance Floor, estarás muy cerca del Valle Yosemite, del Centro de Visitantes y de uno de los puntos más espectaculares de este parque: Glacier Point. Una formación rocosa de 2.200 metros de altura que te dejará con la boca abierta. Además, muy cerca se encuentran otros puntos de interés como El Capitán, Half Dome, Cloud Rest y Vernal Falls, unas cascadas de 97 metros de altura excepcionales. Son auténticas maravillas de la naturaleza, que te fascinarán y te mantendrán pegado a la cámara de fotos durante todo el día. De esta zona parten alguno de los caminos más populares para practicar senderismo. Si te decides por recorrer parte del Parque Nacional a pie, ten en cuenta las indicaciones de los responsables del parque sobre qué hacer si te encuentras con un oso. Es importante que te informes y que hagas caso porque estas instrucciones pueden evitarte un disgusto. El Parque de Yosemite cuenta con 3 de las 20 cascadas más altas del mundo: Sentinel Fall, Ribbon Fall y Yosemite Falls, que supera los 700 metros de altura. Si te cruzas con alguna de ellas no dudes en pararte y contemplar lo espectaculares que son. Eso sí, en época de mucho calor su caudal es mínimo o incluso si el verano es extremo llegar a desaparecer temporalmente. Por eso, si quieres asegurarte el poder verlas la mejor época para viajar hasta Yosemite es en primavera. En invierno, el paisaje se tiñe de blanco, pero son imprescindibles las cadenas y hay que estar atentos porque las nevadas provocan con mucha frecuencia el corte de diversas carreteras, entre ellas las que dan acceso a Glacier Point y Mariposa Grove. Pernoctarás en Fresno, que se encuentra a 2 horas de Tunnel View, la última parada antes de abandonar esta maravilla de la naturaleza. Coge la 41 hasta Fresno, una ciudad que usaremos como dormitorio entre Yosemite y el Sequoia National Park. Seguro que después de tanta naturaleza necesitas un poco de civilización. Te recomendamos pasear por el Tower District. Encontrarás bares de copas, restaurantes y muy buen ambiente. Alojamiento en Fresno.

Día 8: Fresno – Parque Nacional Secuoya – Visalia – Bakersfield: Considerado el hermano pequeño del Parque Nacional de Yosemite, el de Secuoya recibe cada año muchos menos visitantes, pero no lo subestimes. Es sublime. Nuestro consejo es que entres al parque por la 180 porque así podrás decidir si te adentras en él o si desciendes por la 198. En cambio, si te decantas por la 198 te enfrentarás a una carretera llena de curvas y verás lo mismo a la ida y a la vuelta porque harás el mismo recorrido. Además, desde Fresno hasta aquí son 100 kilómetros que pasarán en un suspiro. Si al entrar en el parque no ves secuoyas por ningún lugar no desesperes. No te has equivocado de lugar. Este tipo de árboles se encuentran en lugares más elevados y tendrás que dejar atrás las zonas más bajas para poder verlos. Pero no te preocupes, porque en el parque sólo hay una carretera y todos los lugares de interés están muy bien indicados. Uno de esos lugares es el Giant Forest. Allí te darás cuenta de que estás en un espacio repleto de récords. Además de ser la mayor concentración de secuoyas del mundo, aquí podrás abrazarte al árbol más voluminoso del mundo, el General Sherman, aunque con tus brazos poco podrás abarcar porque mide 11 metros de diámetro y 84 de alto. Superlativo es también el General Grant, el segundo árbol más grande del Parque. Y por si fuera poco, esta especie de árbol son los seres vivos más longevos de la tierra. ¡Imagínate lo que habrán visto estas secuoyas durante los últimos 3.000 años! En las zonas de The Senate y The House también encontrarás increíbles bosques de secuoyas y seguro que con menos gente que en cualquier otro lado. Ya descendiendo por la 198 hacia la salida sur, te cruzarás con Moro Rock y el Tunnel Log, donde con el coche podrás pasar por debajo de una secuoya caída. Si vas con niños les encantará. Por último, conviene destacar también que en este parque hay osos, quizás más que en Yosemite. Por eso, te aconsejamos que tomes las precauciones pertinentes, sobre todo en lo referente a tu comida. Si llevas algo de comer y te indican que lo dejes en alguno de los cajones antiosos, hazlo. Los osos no son los únicos animales que viven aquí. Fascinantes son las ardillas que corren de un lado al otro con las enormes piñas de las secuoyas en sus manos. Durante todo este tiempo habrás seguido la 198, por tanto, acabarás saliendo del parque por la salida sur. Después de media hora de curvas y una buena bajada, saldrás del Parque Nacional Secuoya y llegarás a Visalia y, posteriormente, a Bakersfield. Entre ambas localidades hay algo menos de una hora y media por la 99, así que calcula el tiempo que tienes y distribúyetelo para no llegar excesivamente tarde al hotel. Alojamiento en Bakersfield.

 

Día 9: Bakersfield – Williams: Contrasta que Bakersfield límite con los grandes Parques Nacionales de la zona y esté fuertemente ligada a la industria petrolífera. Tras pasar la noche, partimos hacia Williams. ¡Prepárate para dejar atrás California y adentrarte en Arizona! Ésta es la etapa más exigente, ya que tienes ante ti un recorrido de 730 kilómetros. Son muchos, pero la carretera 40 es muy buena, de dos carriles por sentido, y la ruta es muy agradable. Para que no se te haga más larga de lo que es, te recomendamos que vayas parando más o menos cada 100 kilómetros. Por eso, te hemos preparado las siguientes sugerencias: Mojave, Barstow, Needles, Kingman, Seligman y Williams. Estos son los puntos en los que podrías detenerte para descansar, estirar un poco las piernas, comer o simplemente repostar. Tu primera parada llegará a los pocos minutos de dejar la zona montañosa, justo cuando entres en el desierto de Mojave. De hecho, es uno de los más grandes de todo el país, pero no te preocupes, porque la carretera por la que circulas tiene un tráfico regular y hay gasolineras. De todas formas, como ya habrás comprobado, es mejor no apurar e ir llenando el depósito cada cierto tiempo. Eso sí, haz caso de los carteles que te vayas encontrando por la carretera. Si te recomiendan apagar el aire acondicionado durante una parte del trayecto es porque la inclinación del terreno durante algo más de 30 kilómetros puede provocar cierto estrés a tu motor y llevarlo hasta el colapso. Por tanto, si estos carteles están aquí es por algo. Apaga tu aire acondicionado, baja las ventanillas y disfruta del desierto, ¡que no se está en uno todos los días! A 115 kilómetros de Mojave, te toparás con Barstow y el pueblo fantasma de Calico. Aunque tenga visos de convertirse en una atracción turística, su naturaleza no deja de ser la de una antigua mina abandonada que, pagando una entrada, se puede visitar. Por aquí te irás encontrando carteles de la antigua “Ruta 66” y podrás inmortalizar el momento con una foto mítica. Y aprovecha este momento porque a partir de aquí hay poco más que hacer que conducir. Cruzarás Needles y llegarás por fin a Kingman, un auténtico oasis dentro del desierto de Mojave. Ya te encontrarás en Arizona y es el punto de partida de la “Ruta 66”, por lo que concentra a un gran número de aventureros que se lanzan a recorrer el más famoso de los road trips americanos. La oferta gastronómica aquí es muy amplia. Te encuentras a menos de 170 kilómetros de tu meta, así que sólo te queda hacer el último esfuerzo. Si lo necesitas, puedes parar en Seligman, hacerte la típica fotografía en la fachada con la macrobandera americana y disfrutar del colorido de uno de los pueblos más divertidos de toda la costa oeste. Nos volvemos a poner en Ruta para llegar a nuestro destino final. Bienvenido a Williams, donde encontrarás todo tipo de souvenirs de la “Ruta 66”, un motivo que mantiene vivo a este pueblo de poco más de 3.000 habitantes. Alojamiento en Williams.

Día 10: Williams – Gran Cañón: Hoy agradecerás el esfuerzo de ayer porque te encuentras muy cerca del Gran Cañón. Prepárate para entrar en comunión con la naturaleza, para disfrutar de su belleza y, por qué no, para sentirte como una mota de polvo en el universo. Es todo tan imponente que a momentos incluso abruma. Tú activa todos tus sentidos y dedícate a disfrutar de tu entorno. La definición de cañón pasa por la erosión de un río sobre un terreno a lo largo de milenios. Aquí esa definición se queda corta. El río Colorado ha hecho una auténtica obra de arte modelando el terreno como un alfarero que crea su escultura para el disfrute del público. Dirígete al Gran Canyon Village y dejarte llevar de mirador en mirador. De hecho, puedes dejar aparcado el coche en el Centro de Visitantes y dejarte llevar –ahora literalmente- en uno de los autobuses gratuitos que recorren los lugares más interesantes de la zona. No gozarás de la libertad que te aporta ir en tu propio vehículo, pero podrás descansar y asegurarte que no te pierdes ningún rincón especial, ya que hay espacios que sólo están abiertos a estos buses. (Nota. Entrada no incluida). Sin embargo, esta no es la única manera de visitar el Gran Cañón. Cada vez más son los que se decantan por realizar un tour en helicóptero para ver este milagro de la naturaleza en todo su esplendor. Otra de las opciones es hacer trekking por alguno de los senderos que están señalizados para ello. Eso sí, infórmate bien del tiempo medio de recorrido porque suelen ser trayectos para realizar en más de 1 día. Para ir concluyendo la jornada, nada mejor que ver atardecer mirando al oeste y disfrutando de una auténtica fiesta visual. Piensa que estás viviendo momentos únicos y que, si las nubes te lo permiten, podrás contemplar uno de los mejores atardeceres del mundo. Pero no creas que acaba el día aquí. Como hoy dormirás en el Gran Cañón, tienes el privilegio, si las condiciones meteorológicas son buenas, de ver el cielo estrellado como nunca antes lo habías visto. La contaminación lumínica es cero y podrás observar las estrellas, las constelaciones y todo lo que se pueda ver en el cielo. Alojamiento en el Gran Cañón.

Día 11: Gran Cañón – Page: A todos aquellos que os guste coleccionar amaneceres, ya podéis levantaros pronto para poder añadir a vuestra colección el que está considerado el mejor del planeta. Ver salir el sol en el Gran Cañón será una experiencia que jamás olvidarás. Después de acumular esta experiencia única en tu mochila vital, puedes continuar. Hoy puedes recorrer alguno de los senderos de los que te hablábamos ayer o disfrutar de los deportes de aventura. El más espectacular es, sin duda, el rafting. Bajar los rápidos en balsa neumática es adrenalina pura y otra de las maneras de conocer los secretos del Gran Cañón. Otro de los planes más llamativos es subir al Gran Canyon Skywalk, una pasarela de cristal construida sobre el río Colorado que te permitirá caminar literalmente por el cielo y mirar el interior del cañón desde arriba. El único problema es que te obligará a recorrer 4 horas de camino de ida y otras 5 de vuelta. La última opción que te proponemos es que te lances hacia el North Rim, la parte norte del Gran Cañón. Eso sí, ten en cuenta que es la parte más abrupta y que en los meses de invierno suele estar cerrada por la acumulación de nieve. Si recorres esta parte avanzarás terreno hasta el destino final del día y te evitarás horas de conducción. En cuanto llegues a Jacob Lake, dirígete a Marble Canyon, cruza el río Colorado y en poco tiempo llegarás a Page. Eso sí, si llegas bien de tiempo no dudes en visitar la Curva de la Herradura, otro espectáculo de la naturaleza que se encuentra a tan sólo 10 minutos de la ciudad y no te obligará a desviarte. Page es una ciudad que se utiliza como campamento base para visitar los cañones de alrededor. Como curiosidad, puedes acercarte al Lake Powell, el lago artificial que baña el pueblo y que ayuda a generar la electricidad que se consume en la zona. Alojamiento en Page.

Día 12: Page – Cañón del Antílope – Cañón Bryce: Nos volvemos a poner en Ruta. El Cañón del Antílope alberga una reserva de indios navajos y será uno de ellos quien te acompañe durante la visita. Verás que el paisaje poco tiene que ver con el del Gran Cañón del Colorado y es todo gracias a lo caprichosa que es la naturaleza, que esculpe el terreno a su antojo. (Nota. Entrada no incluida. Conviene reservar la entrada y el tour con antelación para poder elegir el horario que mejor se ajuste a tu planning). Dejarás el coche en el meeting point y te embarcarás con tus nuevos compañeros en una camioneta que te transportará por los mejores rincones del cañón. La verdad es que contar con un guía local que te explique los secretos y las leyendas del lugar es un auténtico privilegio. Eso sí, no olvides que para él es un lugar sagrado, por lo que tu comportamiento deberá ser respetuoso con el lugar en el que te encuentras. Podrás hacer fotos, pero siempre siguiendo las indicaciones del guía. Te adentrarás en un cañón con paredes que llegan en algunos puntos a medir 40 metros de altura. Probablemente tu visita se desarrolle por la parte alta del cañón, mucho más accesible y visitada que la inferior. Además, tiene la ventaja de que hay más luz, que suele incidir de una forma cenital y te permitirá hacer fotos increíbles gracias a los juegos de luces. Cuando acabe la visita y tengas que decir adiós a esta maravilla de la naturaleza sube al coche porque te espera otro espectáculo visual: el Cañón Bryce, localizado a unas 3 horas de camino adentrándote en el estado de Utah por la 89. ¡Las chimeneas de las hadas te esperan! Los hoodoos son rocas que, a causa de la erosión, han ido adoptando una forma única. Además, su colorido es espectacular, como pintado a conciencia por un artista que sólo busca el deleite del espectador. ¡Es alucinante! Una vez pasado el Centro de Visitantes tienes varias opciones, puedes recorrer alguno de los senderos marcados y señalados, que suelen ser paseos de dos horas sumando la ida y la vuelta. Uno de los más famosos es el Navajo Loop Trail, parte de Sunset Point y se dirige hacia el este. Puedes también visitar alguno de los 14 miradores que hay en el parque para contemplar y fotografiar los hoodoos. Otros los lugares especiales dentro de Bryce Canyon son el Natural Bridge, el Anfiteatro Bryce y Thor Hammer, el martillo de Thor. Lo identificarás muy rápido en cuanto lo veas, ya verás. Y no te olvides de disfrutar también del atardecer desde alguno de los miradores porque es un espectáculo inolvidable. La luz de los últimos rayos de sol iluminando las chimeneas de las hadas provoca efectos visuales indescriptibles. No te preocupes por acabar tarde porque hoy harás noche aquí, muy cerca del cañón, en Bryce. De esta forma, podrás levantarte pronto y ver salir el sol desde el mirador que prefieras. Todo lo que has vivido estos días son experiencias únicas que contrastan notablemente con tu próximo destino: Las Vegas. Alojamiento en Bryce.

Día 13: Cañon Bryce – Las Vegas: Ya te anticipamos ayer que nuestra propuesta para hoy es que te levantes pronto y veas salir el sol desde el mirador que da al anfiteatro. Ver los primeros rayos de sol incidiendo en las chimeneas de hadas es una maravilla única. Además, lo harás rodeado de ardillas y comadrejas que se alimentan antes de que lleguen los visitantes. Cuando termines, estarás listo para conducir hasta Las Vegas. Hay algo más de 400 kilómetros de distancia si vas por la 15, que es la carretera que te recomendamos. Por el camino te encontrarás con el Zion National Park. Es muy interesante, pero es posible que estés deseando llegar a Las Vegas cuanto antes. Probablemente no llegarás cuando esté iluminada por millones de neones, pero no te preocupes, que tendrás 2 noches para disfrutar al máximo de la ciudad que nunca duerme. Puedes empezar por recorrer la calle principal, el Strip. Te cruzarás con centenares de despedidas de soltero que intentan emular a los protagonistas del famoso filme “Resacón en Las Vegas” y decenas de ticketeros repartiendo flyers. Tómatelo con calma porque aquí las distancias son muy largas y tardarás algún tiempo en recorrer lo que tenías señalado en el mapa. Un mapa en el que cabe el mundo entero, puesto que pasear por esta calle te llevará hasta la Torre Eiffel, la Estatua de la Libertad, los canales de Venecia y las pirámides de Egipto. Antes de volver al hotel, puedes contemplar también el espectáculo acuático del casino Bellagio. Litros y litros de agua bailando al son de la música con un juego de luces y colores que seguro te sorprenderá. No es siempre el mismo, por lo que puedes quedarte a más de uno. El del Bellagio no es el único show gratuito. Alguno de los grandes hoteles también tiene. Al volver al hotel, puedes probar tu suerte en el casino o en las tragaperras. Alojamiento en Las Vegas.

Día 14: Las Vegas: Ya habrás comprobado que aquí casi todo es gratis, pero que al final acabas gastando incluso más de lo que habías previsto. Es normal, no te preocupes. Es difícil luchar contra una ciudad que está pensada por y para el dinero. Hay centros comerciales y tiendas temáticas en las que es gratis entrar, pero que te atrapan y te atraen para que consumas y hagas trabajar a tus tarjetas de crédito. Además, pasarás tantas horas en lugares cerrados con iluminación que imita la luz del día que verás cómo aquí el tiempo pasa mucho más rápido. Es posible que mires el reloj y hayan pasado dos horas más de lo que pensabas. Tranquilo, también es normal. Es la mejor estrategia comercial y no escaparás de ella. Antes de comer puedes sacarte la foto tradicional con el cartel a la entrada de la ciudad. Es una foto típica, pero te encantará enseñarla cuando vuelvas a casa. El atardecer lo puedes pasar subido a la gran noria de Las Vegas. Es gigante y te permitirá ver la ciudad desde lo más alto. Aunque no seas un apasionado de este tipo de atracciones te lo recomendamos. Si te gusta la adrenalina, no dudes en pasarte por la montaña rusa del Hotel New York y, ya que estás, puedes conocer el hotel por dentro. Este es otro de los buenos planes en Las Vegas, recorrer los interiores de los hoteles para maravillarte de lo que es capaz de hacer el ser humano. Cuando empiece a caer la noche acércate a Fremont y ve a ver la parte menos lujosa de la ciudad. Salpicada de algún casino decadente, guarda esa atmósfera auténtica que te conquistará. Como ya sabrás con anterioridad en qué día vas a estar en Las Vegas, te recomendamos consultar los espectáculos programados para ese día en la ciudad. Grandes compañías como el Circo del Sol o estrellas mundiales de la música pasan algunas temporadas trabajando aquí. Si lo miras con tiempo puedes conseguir rebajas importantes en el precio de las entradas. Y para los que se estén planteando darse el “sí, quiero”, una buena noticia. Casarte vestido de Marilyn o de Elvis no tiene hora. Lo puedes hacer cuando quieras, aunque, nunca se sabe si por desgracia o por fortuna, no tiene validez oficial. Alojamiento en Las Vegas.

Día 15 a 18: Las Vegas – Honolulu: Días para descubrir el paraíso,con sus islas y su infinidad de actividades.

Día 19 Honolulu-Los Ángeles- Ciudad de Origen: Vuelta a la vida real y a guardar lo vivido!

 

Incluye:

  • Vuelo ida y vuelta.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Los Ángeles.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en San Luis Obispo – Ca.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Monterey – Ca.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en San Francisco.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Fresno – Ca.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Bakersfield – Ca.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Williams – Az.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Gran Cañón – Az.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Page – Az.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Parque Nacional del Cañón Bryce.
  • Estancia y régimen en el hotel seleccionado en Las Vegas.
  • Vuelos Las Vegas-Hawaii-Los Angeles.
  • Coche de alquiler. Durante la estancia en la costa oeste
  • Seguro de viaje.
  • Financiación

NO INCLUIDOS:

  • Nada que no venga en apartado incluye.
  • ESTA
  • Seguro de cancelación

 

Detalles

¿Alguna pregunta?

Haz tu reserva

Pide tu presupuesto

También te puede interesar

Cerrar menú